Categorías
Vestidos ibicencos

Decoración para boda ibicenca

Una boda ibicenca se suele celebrar en lugares naturales al aire libre, como playas, bosques, jardines, hoteles o casas particulares, que ya de por sí son bonitos. Sin embargo, para conseguir el toque hippie de una boda ibicenca tenemos que tener en cuenta ciertos elementos de decoración para nuestra boda.

En una boda ibicenca, como en cualquier otra boda, los grandes protagonistas son los novios, sin grandes adornos ni pomposidades como se pueden dar en una boda en una iglesia. En una boda ibicenca se trata de armonizar a los novios e invitados con el entorno de una manera sencilla. Y en la sencillez está la clave, porque hay que encontrar el equilibrio entre una decoración muy recargada y una que pueda crear un ambiente demasiado frío. Encontrar el punto medio será nuestra misión.

Además, hay que tener una visión previa de la decoración de una boda ibicenca, ya que no hay lugar para la improvisación.  Se aconseja recurrir a un tipo de decoración natural, con la madera y las telas como protagonistas. También es muy importante que exista una uniformidad en el color de la decoración.

Decoración para una boda ibicenca en la playa

Si vas a celebrar una boda ibicenca en la playa, tienes que saber que prácticamente ya lo tienes todo conseguido: la arena bajo tus pies, el cielo y el mar son un escenario perfecto para el evento.

Este tipo de bodas, tras pedir los permisos necesarios, se celebran en playas más o menos concurridas por lo que  se pueden aprovechar las facilidades que las propias playas nos ofrecen. Por ejemplo, las pasarelas de madera que sirven para facilitar el acceso al mar son el pasillo perfecto a través del cual los novios llegan al altar. A ambos lados de esta pasarela se situarán las sillas de los invitados.

Por lo general, el color blanco es el que más conecta con el estilo de decoración de una boda ibicenca. Unos altos estandartes a modo de bandera de color blanco da un toque muy oriental a nuestra boda. También pueden ser muy decorativas y al mismo tiempo, muy útiles unas sombrillas balinesas.

¿Y el altar para una boda ibicenca?

Nuestro consejo es que los novios se encuentren bajo una pérgola. Las podemos encontrar de diversas formas y materiales: de madera, metálicas o de toldo. Descartando la de metálico porque puede resultar fría, las mejores opciones son la de pérgola de toldo blanco o la de madera, aunque esta última sea más costosa. Su montaje y desmontaje no es muy complicado y serán el escenario perfecto para la boda. Otra buena opción puede ser usar una o dos sombrillas balinesas, el toque de efecto será muy agradable por su sencillez y elegancia.

Tanto las pérgolas como las sombrillas pueden estar decoradas con algunos ramos de flores de color blanco y flanqueadas por banderas balinesas. El uso de tonos blancos o incluso otros colores claros, como el azul turquesa, pueden dar un toque muy marinero a nuestra boda ibicenca.

Decoración para una boda ibicenca en un jardín

En un jardín de una casa, de un hotel, enmedio del bosque o del campo.. En todos estos escenarios no podemos tener presente el mar, pero eso no es inconveniente para celebrar una boda ibicenca.

Los consejos para la decoración pueden ser exactamente los mismos que los que hemos comentado anteriormente para la celebración de una boda en la playa. Sin embargo, la previsible presencia de árboles y plantas nos dan un nuevo aire a nuestro escenario. Es por eso que podemos añadir nuevos motivos para decorar de forma personal nuestra boda ibicenca en el jardín.

Unas banderas tibetanas atadas de manera radial al mismo árbol pueden ser un elemento decorativo fantástico. Se trata de pequeñas banderitas de colores en las que se pueden leer distintas oraciones en tibetano. Es una propuesta original y muy acorde con el espíritu hippie de la isla de Ibiza, que se nutre de muchos rasgos de la cultura oriental.

Durante la noche, las velas distribuidas alrededor de un espacio delimitado también son un elemento que puede ser visualmente muy atractivo. Como colofón final, podemos dejar libres algunas lámparas de papel voladoras dejando que se lleven nuestros mejores deseos para los novios de esta boda ibicenca.